La necesidad del Capital Humano en las empresas

2 mayo 2016
Elerniam
El elearning contribuye al desarrollo del capital humano

Existe todavía la creencia de que lo más importante en una empresa son sus directivos, sus activos financieros, sus bienes… sin embargo, el elemento diferencial de cualquier organización es su capital humano.

El grupo de trabajadores y trabajadoras que forman la estructura de una empresa, una organización o una administración son su riqueza más valiosa. Y más concretamente, las capacidades de cada uno de ellos en el desarrollo de su trabajo.

El capital humano fue definido por Roos en 2002 a partir de tres componentes que lo conforman:

  1. Las competencias: en forma de conocimientos, capacidades, talento y know-how.
  2. La actitud: se desarrolla en la conducta, motivación, actuación y ética de las personas.
  3. La agilidad intelectual: permite generar nuevos conocimientos para la transformación de ideas en productos y servicios de la empresa.

El concepto clave es COMPETENCIAS. El conocimiento que tiene cada persona del trabajo que debe desarrollar es un elemento más dentro de las diferentes aptitudes que deben tener los trabajadores. Sin embargo, no es la clave de todo. Por su parte, las competencias suponen la capacidad de la persona para actuar ante diferentes situaciones, resolver problemas y crear activos materiales e inmateriales.

¿Y qué importancia tiene la educación en todo esto? Es fundamental. Durante muchos años la educación ha estado centrada en la transmisión de conocimiento. Los alumnos han sido durante años meros asimiladores de conceptos.

En la actualidad, y con el objetivo de conseguir personas capacitadas, se trabaja en un nuevo modelo de educación. Por ejemplo, el Informe Delors ha sido creado por la Comisión Internacional para la Educación del siglo XXI con el objetivo de responder a la necesidad de disponer de trabajadores competentes. La educación planteada gira en torno a 4 objetivos:

  1. Aprender a conocer
  2. Aprender a hacer
  3. Aprender a convivir

    El capital humano es la riqueza de una empresa
    El capital humano es la riqueza de una empresa
  4. Trabajar juntos

El elearning aborda estos cuatro objetivos, ya que va más allá de la simple formación y acumulación de conocimientos. Se centra en el desarrollo de competencias que permiten a las personas desenvolverse en el mundo laboral y en la vida en general. Por lo tanto, en el mundo laboral cobran importancia competencias como el trabajo en equipo, la toma de decisiones, la creación de sinergias… El objetivo final es potenciar habilidades encaminadas a fomentar la creatividad de las personas, y no tanto a desarrollar su intelecto. Por lo tanto, los contenidos elearning trabajan en la gestión de conocimiento y en la capacitación de cada individuo.

Ante esta premisa, la educación en general y el elearning en particular nos ha de dar las herramientas para adquirir conocimiento y permitir así que nos desarrollemos como sujetos que formamos parte de una sociedad. Queremos personas con habilidades de empatía, de escucha, resolutivas, creativas, con capacidad para trabajar en equipo… estos aspectos no únicamente han de estar presentes en los requisitos de una oferta laboral, sino que la educación, los empresarios… en definitiva, la sociedad, ha de respaldar estas nuevas iniciativas y replantearse las maneras de hacer en sus prácticas diarias. Es el momento de replantear los métodos educativos que todavía están basados en el aspecto cognitivo del aprendizaje.

 

¿Qué pasa cuando el capital humano quiere cambiar de empresa?

El capital humano enriquece a la empresa ya que cada trabajador aporta sus competencias para desarrollar su trabajo. Sin embargo, cuando una persona cambia de trabajo se lleva consigo su capital intelectual. Roos (2002) explica que es un conocimiento que pierde la empresa cuando sus empleados la abandonan.

Por este motivo es importante que la organización desarrolle unas estrategias para reconocer a estos trabajadores y mantener su motivación, quizás así consiga retenerlos como factores indispensables para su organización.

Debemos partir de la premisa de que cada persona ha seguido un proceso de aprendizaje distinto, cargado de formaciones y experiencias específicas que lo han ido enriqueciendo a nivel personal y laboral. Esta capacitación personal se convierte en el elemento fundamental para el éxito de una empresa, ya que la diversidad de un equipo de trabajo, en la que cada empleado es especial por disponer de ciertas competencias que lo hacen distinto al otro, contribuye a una mayor riqueza empresarial.

Leave a comment